NOVEDADES

NOTICIA

SPUTNIK PROPONE CONOCER LA PASTERA

por Daily Pérez Guillén

En enero de 1952 Ernesto Guevara y su amigo Alberto Granado recorrieron América Latina en motocicleta. El día 27 durmieron en La Pastera, un galpón en San Martín de los Andes, Argentina, que desde 2008 es un museo que honra su memoria. Relata el periodista Franciso Lucotti para introducir su conversación con Darío Fuentes, director del Museo del Che y continúa con el relato del propio joven Guevara.

"Esa primera noche la pasamos perfectamente, durmiendo entre la paja de que estaba provisto el galpón, bien abrigados, lo que se hace necesario en estas comarcas donde las noches son bastante frías".

Ernesto llegó allí junto a su amigo Alberto Granado el 31 de enero de 1952, a bordo de "La Poderosa II", una motocicleta marca Norton, al cabo de 27 días de iniciado su viaje.

Precisa Lucotti que Guevara contaba 23 años cuando emprendió el viaje que los llevaría más adelante por Chile, Colombia, Venezuela y Perú.

"[Los locales] les dan hospedaje en ese galpón que ellos llamaban ‘La Pastera', porque allí se albergaba el forraje para los caballos, que eran su medio de locomoción. Duermen unos días ahí y los trabajadores les dan un trabajo", dijo a Sputnik Fuentes, director del Museo del Che.

En 1997, cuando se cumplieron 30 años del asesinato del Che Guevara, el sindicato de trabajadores de Parques Nacionales inició un proceso para conseguir que se les ceda ese espacio para construir un museo de sitio. El 20 de junio de 2008 se inauguró finalmente Pastera Museo del Che, integrado con los otros museos que existen en homenaje a esta figura en la Argentina, en Alta Gracia, Córdoba, en Caraguatay, Misiones, y en Rosario, Santa Fe.

"Trabajamos mucho con el Centro Che de Cuba y ellos nos cedieron los facsímiles de lo que fue Notas de Viaje, que es un escrito a máquina que hace el Che cuando termina su viaje. Con eso hicimos un multimedia, un e-book en una pantalla táctil, con distintos extras, muchas fotografías gracias a nuestro gran archivo", dijo Fuentes.

El director del museo declara a Sputnik que allí se acercan muchos jóvenes, no solo los estudiantes locales, que tienen como destino curricular visitar el espacio, sino visitantes de otras provincias y algunos extranjeros y mochileros de otros rumbos, que encuentran en seguir los pasos del Che el confort que no les brinda la travesía y la peregrinación.

 

Con información de https://mundo.sputniknews.com